Democracia y sociedad del bienestar

Economía

Todos los trabajadores que obtienen ingresos superiores al mínimo exento pagan el IRPF. La mayor parte de estos ingresos tributarios se destina al municipio en el que reside el trabajador y, un cierto porcentaje de los mismos, a la provincia o el Estado. Los pensionistas por vejez y los beneficiarios del subsidio de desempleo y otras prestaciones de la Seguridad Social también pagan impuestos. Las empresas pagan principalmente impuestos al Estado.

Además, pagamos al Estado un impuesto indirecto que grava todos los bienes y casi todos los servicios. Se trata del impuesto sobre el valor añadido, IVA (en Noruega expresado con las abreviaturas mva. o moms). La tasa ordinaria del IVA es del 25 por ciento, siendo del 15 por ciento en el caso de los alimentos. Esto significa que una parte proporcional del precio de venta al público de toda mercancía acaba en las arcas del Estado por vía de tributación. El IVA es una importante fuente de ingresos estatales. Más del 20 por ciento del total de ingresos por tributación proceden del IVA.

Una condición necesaria para el funcionamiento de la sociedad del bienestar noruega es que la mayor parte de los ciudadanos tengan empleo y, por consiguiente, puedan contribuir al sistema mediante el pago de impuestos. Los ingresos del Estado han de superar a sus gastos.

El Estado se hace cargo de una parte de las prestaciones de bienestar social noruegas, por ejemplo, de la gestión de los hospitales. Pero la mayoría de las prestaciones sociales son costeadas por las administraciones locales.

Datos

Impuestos directos e indirectos

  • La sociedad del bienestar de Noruega se financia fundamentalmente con impuestos, directos e indirectos.
  • Los ingresos procedentes de la tributación directa e indirecta son absolutamente necesarios para conseguir dinero suficiente con el que financiar las prestaciones y los servicios públicos y mantener en funcionamiento la sociedad del bienestar.