Hijos y familia

Infancia, Ley sobre las relaciones paterno-filiales y Protección de Menores

Fem barn sammen Barn som leker Barn i vinterlek

La Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño contiene 42 artículos que contemplan los derechos de todos los menores. Fue aprobada en 1989, y Noruega la suscribió en 1991. Este instrumento legal se aplica a los niños y los jóvenes de edad inferior a 18 años y es muy elocuente sobre los deberes de los padres para con sus hijos y los derechos de éstos con respecto a sus padres.

He aquí algunos puntos importantes de la Ley sobre las relaciones paterno-filiales:

  • Al nacer un niño, el médico o la matrona lo notificarán al Registro Civil. En la notificación se indicarán los nombres del padre y de la madre del niño, y si conviven en la fecha del nacimiento. Si no está presente un médico o si el parto se produce en el extranjero, será la madre quien efectúe la notificación.
  • Los padres son, generalmente, los principales responsables de sus hijos y los hijos tienen derecho a ser cuidados y atendidos por sus padres.
  • Los padres tienen el deber de mantener a sus hijos. Es decir, que tienen que proporcionarles alimentos, vestido y todo lo demás necesario para ofrecerles una buena vida. Este deber de manutención persiste hasta que el hijo alcanza los 18 años. Los padres tienen generalmente también el deber de mantener a sus hijos hasta que terminen la enseñanza secundaria superior, aunque hayan cumplido 18 años.
  • Los padres deben dar a sus hijos una buena educación y tener presentes en todo momento sus intereses y necesidades. La ley sobre las relaciones paterno-filiales prohibe el uso de métodos educativos que impliquen correctivos físicos. El empleo de correctivos físicos u otras vejaciones por parte de los padres es punible.
  • Los padres tienen el derecho y el deber de tomar decisiones por su hijo menor en asuntos que le conciernen personalmente cuando éste no puede decidir por sí mismo. La Ley sobre las relaciones paterno-filiales establece un importante principio, en virtud del cual los padres darán cada vez más importancia a la opinión del niño, a medida que se va desarrollando. El niño tendrá cada vez mayor autodeterminación, en función de su grado de madurez y desarrollo. Al cumplir 7 años, tendrá derecho a ser oído antes de que se tomen decisiones sobre asuntos personales que le conciernen. La Ley establece que cuando el menor cumpla 12 años, se tendrá muy en cuenta su opinión.
  • A partir de los 15 años, los menores deciden por sí mismos los estudios que desean realizar y si quieren afiliarse a asociaciones o borrarse de las mismas. Esto, por ejemplo, implica el derecho del menor a decidir la formación a la que desea solicitar admisión. El hijo discutirá este tema con sus padres quienes, frecuentemente, le darán consejos. Con todo, es el propio menor quien decide. El menor es libre también de afiliarse a grupos políticos, comunidades de fe religiosa y otras asociaciones.
  • Los padres se encargarán de que el menor reciba la educación correspondiente a sus dotes y capacidades.
  • Los hijos tienen derecho a vivir con ambos progenitores, también en el supuesto de que éstos no convivan como pareja.
  • En Noruega se alcanza la mayoría de edad a los 18 años. Esto quiere decir que el joven es suficientente mayor como para concertar acuerdos jurídicos y controlar su economía personal. Los padres ya no responderán al respecto.

La Protección del Menor en Noruega

La historia de la Protección del Menor en Noruega remonta sus raíces al siglo XIX. Noruega fue el primer país del mundo en establecer un sistema público destinado a aquellos menores que, por encontrarse en situaciones que les hacen especialmente vulnerables, necesitan de ayuda y protección adicionales.

Cada municipio posee unos servicios de protección infantil (barneverntjenesten). Sus funciones se rigen por la Ley de Protección del Menor. Esta Ley se aplica a todos los niños y adolescentes residentes en Noruega, independientemente de su origen, nacionalidad o ciudadanía.

El cuidado y la crianza de los hijos es, ante todo, responsabilidad de sus padres. Sin embargo, los padres pueden necesitar ayuda durante periodos más o menos largos; por ejemplo, debido a que atraviesan situaciones difíciles. En tales circunstancias, las Autoridades de Protección del Menor (en lo sucesivo Barnevernet) pueden ayudar a los niños y a sus familias.

El interés superior del menor
La asistencia dispensada por Barnevernet será en el interés superior del menor. Esto concuerda con la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño, incorporada a la legislación noruega. La Convención establece que los niños son individuos con necesidades especiales y derechos fundamentales a la supervivencia, el desarrollo, la protección y la participación. De conformidad con el artículo 12 de la Convención, Barnevernet tiene el deber de escuchar las opiniones del niño y darles la importancia pertinente en función de su edad y grado de madurez. Por eso, cuando la familia se pone en contacto con los servicios municipales de protección infantil, es habitual que se hable tanto con los padres como con el hijo.

Las principales funciones de Barnevernet son:

  • Prestar asistencia y apoyo:
    Los servicios municipales de protección infantil ofrecen programas de apoyo para el menor y su familia cuando el niño, debido a la situación existente en el hogar o por otras razones, tiene determinadas necesidades. La asistencia se presta especialmente en forma de asesoramiento y orientación, o se ofrecen medidas de ayuda tales como facilitar alivio familiar en el hogar, una plaza de guardería o actividades extraescolares. En casi todos los expedientes de protección infantil se ofrece a las familias asistencia y apoyo en el hogar. Algunas veces no es suficiente con este tipo de apoyo, y es posible que Barnevernet, en diálogo con los padres, resuelva que el menor viva fuera del hogar familiar por un periodo de tiempo más o menos largo.
  • La responsabilidad de proteger al menor:
    Es en general mejor que los menores crezcan en su propio hogar. Pese a ello, Barnevernet tiene la responsabilidad de su protección, si la asistencia y el apoyo proporcionados al hogar en cooperación con los padres (medidas de ayuda) no bastan para salvaguardar las necesidades del niño. Antes de asumir la guarda de un menor, Barnevernet aplicará medidas de ayuda en el hogar. Se requieren razones de mucho peso para que Barnevernet asuma la guarda de un menor. Tal será el caso si se detectan indicios de que este sufre desprotección grave, es decir, es víctima de maltrato físico o psíquico, o la negligencia por parte de los padres es tan severa que implica un riesgo para su salud física o mental, o para su desarrollo integral. El empleo de violencia contra un menor, por ejemplo, pegarle, puede considerarse negligencia parental. Para separar a un niño de su núcleo familiar sin el consentimiento de los padres se requiere una resolución de la Comisión Provincial de Protección del Menor y de Asuntos Sociales (Fylkesnemnda for barnevern og sosiale saker), que es un órgano público con competencias equiparables a las de un tribunal. En tales casos los padres tienen derecho a asesoramiento jurídico gratuito (abogado).

Procedimiento de los expedientes de Protección del Menor
Muchos expedientes de Protección del Menor se inician cuando los propios padres contactan con Barnevernet para pedir ayuda. El personal de centros de salud, hospitales, escuelas, jardines de infancia, los vecinos y otros particulares preocupados por el menor en cuestión alertan también a Barnevernet. Toda persona que trabaje en el sector público, por ejemplo, en centros escolares, guarderías y estaciones de salud, está obligada por Ley a comunicar a Barnevernet cualquier posible situación de desprotección de un menor. Se toma nota de todas las comunicaciones recibidas y, si hay motivos justificados, se establece contacto con el niño y con sus padres para obtener más detalles al respecto. Es posible que Barnevernet desee hablar a solas con el menor. Los padres y sus hijos tienen derecho a la asistencia de un intérprete, si lo necesitan. Es habitual que Barnevernet contacte con terceros que conocen a la familia y al menor, por ejemplo el personal del jardín de infancia o de la escuela. Si Barnevernet considera infundada la preocupación, dará carpetazo al asunto. En caso contrario, propondrá medidas de apoyo al menor y a su familia.

¿Cómo pueden los niños y los adultos comunicarse con Barnevernet?
Cada municipio cuenta con un servicio de protección infantil (barneverntjeneste) que está abierto en horas laborables. Por la tarde/noche y los fines de semana, los propios menores o quienes detecten una posible situación de desprotección infantil pueden comunicarla llamando al teléfono: 116 111.

Datos

Ayuda del Seguro Social por hijo a cargo

La ayuda familiar por hijo a cargo apoya económicamente a las familias con hijos menores de 18 años residentes en Noruega. La prestación contribuirá a cubrir los gastos que comporta el tener hijos. Más información: NAV Barnetrygd.

Ayuda familiar en efectivo

La ayuda familiar en efectivo es un subsidio que reciben las familia por cada hijo de entre uno y dos años que no asista al jardín de infancia. La ayuda es por cada niño de 13 a 23 meses. La plaza a media jornada en un jardín de infancia comporta un recorte de la cuantía de la ayuda familiar en efectivo. Más información: NAV Kontantstøtte.